Publicidad

Tres formas de asegurar tu dinero en momentos de incertidumbre

Que la bolsa nunca pierde a largo plazo es un hecho, como que en cualquier momento una caída de los mercados puede dar al traste con buena parte de tu cartera de inversión. Asegurar el capital que has acumulado debe ser tu prioridad según se acerca el momento de la jubilación. Te presentamos tres formas de hacerlo.

El largo plazo es un aliado del riesgo, pero la cosa cambia cuando los plazos de inversión se reducen. Entonces un vuelco en los mercados puede hacer que tu cartera de planes de pensiones y de fondos pierda más de lo que inicialmente estabas dispuesto a asumir sin apenas tiempo para recuperarte. ¿Hay alguna forma de evitarlo? Lo que muchos analistas recomiendan es apostar por los productos garantizados y los depósitos para preservar tu dinero.

evitar-perdidas-en-los-planes-de-pensiones

El problema es que esta no es una solución razonable para la mayoría de ahorradores debido al escaso rendimiento que ofrecen y, en el caso de los españoles, los limitados ahorros para la jubilación de la mayoría. El punto de partida para poner remedio a esta situación es tener claro que el mercado puede caer y que no siempre será posible preveerlo, como también ocurre con las subidas. Por eso, más que invertir para evitar pérdidas hay que desarrollar una estrategia para actuar cuando estas llegan y que al mismo tiempo sea capaz de ofrecer ciertos beneficios. Estos son los tres pasos para hacerlo:

Revisa tu cartera

Antes de tomar ninguna decisión haz un listado con todos los productos de inversión que posees para conocer cuáles son tus activos financieros y su distribución exacta. Para empezar lo mejor es distribuirlos según las siguientes categorías: renta variable, renta fija y iquidez. Puedes avanzar en esta clasificación todavía más por productos según quieras o necesites.

Lo importante es que te hagas una idea de cómo está distribuido tu dinero y qué porcentaje dedicas a cada área, lo que te dirá el riesgo que asumes. Como ocurre al hacer un presupuesto, es fácil que te sorprendas del porcentaje que estás destinando a planes de renta variable y otros activos con alta volatilidad o con un perfil más arriesgado del que querías. De hecho, si no has revisado y rebalanceado tu cartera de forma regular es muy posible que esté descompensada por la subida de las acciones y la caída de los bonos del último año.

Establece tu tolerancia al riesgo

Una vez que sabes cuál es la composición de tu cartera de inversiones y qué porcentaje se destina a cada área podrás empezar a tomar decisiones informadas. Lo más importante es que determines tu apetito por el riesgo partiendo de la base de que cuanto más riesgo asumas, más beneficios potenciales podrás obtener.

Protegerse de las caídas en el mercado

Uno de los errores más habituales es dejarse llevar por la avaricia y tomar posiciones más agresivas de lo que después estamos dispuestos a asumir emocionalmente. Si ante una mínima caída de los mercados o una bajada de un 5% en la rentabilidad de uno de tus activos (acciones,fondos, planes…) venderás sin pensártelo dos veces llevado por el pánico, tu perfil es conservador. Para averiguar tu tolerancia al riesgo puedes usar los cuestionarios que muchas agencias de valores, brokers y bancos hacen antes de contratar cualquier producto.

Una vez conozcas tu perfil podrás establecer la distribución de activos que mejor se adapte a él.

Si quieres saber por qué plan apostar según tu edad como punto de partida, aquí te lo contamos. 

Protege tus inversiones

Este es el último paso, consecuencia de los anteriores y respuesta al título del artículo. Para evitar caídas, lo primero que debes hacer es prever cómo se comportaría tu cartera ante una eventual caída del mercado. Como ya sabes cuál es tu distribución de activos, sólo tendrás que hacer una simulación de lo que ocurriría en un escenario de caídas. Para eso puedes utilizar datos de anteriores movimientos bajistas, como los que se dieron entre 2007 y 2009 cuando la bolsa se desplomó (el S&P 5000 perdió un 50%) pero el mercado de bonos subió. Si en ese momento tu cartera estaba compuesta en un 70% por renta variable podrías haber registrado caídas del 36% en tus inversiones de no haber rebalanceado tus posiciones.

Para una cartera con un 50% de renta variable y un 50% de renta fija la cosa tampoco habría ido mejor, ya que el retroceso sería de un 24%. Si eres incapaz de asumir estos márgenes, deberías pensar en una selección más conservadora.

Pero protegerte ante una eventual caída del mercado no debe ser tu único objetivo, ya que esta puede que no llegue a producirse nunca. Además, si esta llega y has hecho bien tu trabajo anterior deberías haber acumulado suficiente capital como para no tener problemas. Una buena forma de calcularlo es a través de simulaciones con el método Monte Carmelo, que te dirá si serás capaz de generar el dinero que necesitarás para tu jubilación en función de tus activos actuales. Aquí te ayudamos a averiguarlo.

 

Y si lo que necesitas es información sobre qué plan contratar, no te olvides de visitar nuestra Guía de Planes de Pensiones

Imagen – Dim Dimich y SuriyaPhoto en Shutterstock

 

Publicidad