Publicidad

Las claves de las campañas de fidelización en los planes de pensiones

Aunque así se venda desde las entidades financieras, no son todo aspectos positivos en los planes de pensiones. Tienen ventajas fiscales, sí, aunque también un suculenta contrapartida al final del camino; el cliente puede recibir regalos, también, pero a cambio de un compromiso de permanencia. Así que cuidado con los trucos que aparecen en las campañas de fidelización, tanto si se trata de un nuevo partícipe como si se desea permanecer o traspasar el producto que ya se tiene.

Quien tiene un cliente, tiene un tesoro. Grosso modo, ésa debe de ser la máxima para las entidades financieras que comercializan planes de pensiones en los tiempos que corren, con el sistema público de pensiones en entredicho y la ‘hucha de las pensiones’ -cuyo nombre oficial es el Fondo de Reserva de la Seguridad Social menguando progresivamente.

Además de la situación coyuntural, a estas alturas del ejercicio, a un mes del cierre del mismo, la campaña de los planes de pensiones está en pleno auge. 

Los codiciados clientes de los planes de pensiones

Dado que captar nuevos partícipes, que aportan para sus pensiones de jubilación, se ha convertido en una tarea ardua, bancos y aseguradoras se dedican a intentar ‘robarle’ el cliente al vecino, tratando de seducir a éste con incentivos -regalos, por ejemplo- o insistiendo en los beneficios fiscales que conllevan los planes de pensiones.
Evolucion de los tipos de planes de pensionesDe igual modo, dada esta fuerte competencia, las entidades que operan en el sector se esfuerzan en mimar al partícipe que ya tienen, al objeto, por supuesto, de no perderlo.

Como siempre, ‘no es oro todo lo que reluce’ y habrá que analizar la letra pequeña de todas las ofertas, la realidad general de los planes de pensiones -especialmente en lo que a tributos se refiere- y las consecuencias de contratar o traspasar uno de aquéllos. Es decir, seguir una cierta guía de los planes de pensiones.

¿Qué son las campañas de fidelización?

Es habitual que, a final de año, las entidades comercializadoras de planes de pensiones lancen campañas para tratar de incentivar la contratación de estos productos, la realización de aportaciones extraordinarias o el traspaso desde un competidor a cambio de regalos u otro tipo de incentivos a los partícipes.

Atención al compromiso de permanencia

En ocasiones, en virtud de estos incentivos, el partícipe asume un compromiso de permanencia en el plan de pensiones, generalmente no menor de dos años. El incumplimiento del compromiso de permanencia conlleva una penalización vinculada al importe del incentivo, con lo que es preciso tener cuidado con estos presentes ‘envenenados’. Cabe recordar que estos obsequios reciben el tratamiento fiscal de rendimientos del capital mobiliario en especie.

A continuación, el ejemplo de un cliente que ha aceptado un compromiso de permanencia por haberse beneficiado de un regalo que ha recibido después efectuar un traspaso de plan de pensiones.
traspaso plan pensiones

Incentivos que se ingresan en cuenta corriente

También existe la posibilidad de que el incentivo que se reciba sea directamente en forma de dinero. De ser así, hay que tener presente que la calificación fiscal aplicable a la bonificación es de rendimiento del capital mobiliario. Por ello, la cuantía que se abonará en la cuenta corriente estará ya neta de la retención aplicable.

Veamos el caso hipotético de un cliente que ha firmado un compromiso de permanencia obteniendo una bonificación porcentual sobre el importe del traspaso efectuado.
Traspaso plan pensiones incentivo

¿Tiene coste traspasar un plan de pensiones?

Otra de las cuestiones fundamentales que suele surgir durante las campañas de fidelización es si conlleva algún gasto traspasarlos o no. La respuesta es clara: se puede traspasar el plan de pensiones cuando uno quiera, tantas veces como desee y sin pagar. 

Si alguien quiere cambiar de plan de pensiones y llevarse sus derechos consolidados -la suma de lo que ha aportado más la rentabilidad acumulada- puede hacerlo a coste cero en cada ocasión que lo considere conveniente y todas las veces que le apetezca.

¿Conviene hacer ahora más aportaciones al plan de pensiones?

El hecho de que la campaña comercializadora de planes de pensiones sea a finales de ejercicio tiene que ver con los beneficios fiscales que tienen estos productos. Por ello, los gestores animan a los partícipes a realizar aportaciones, poder así desgravar y pagar al final menos impuestos.

Mejor aportaciones periódicas

Sin embargo, resulta más aconsejable efectuar aportaciones periódicas. Así se distribuye mejor el riesgo de que el valor de la participación del plan sea muy alto en un momento dado.

Aportaciones máximas y mínimas

También resulta preciso recordar que no existe obligatoriedad de hacer aportaciones, aunque sí hay un tope: un máximo de 8.000 euros al año por persona.

Las ventajas fiscales de los planes de pensiones…

Todas las prestaciones derivadas de un plan de pensiones, incluidas las de viudedad y orfandad, tributan en el Impuesto sobre la renta de las Personas Físicas (IRPF) del beneficiario como rendimiento del trabajo.

En ese sentido, todas las aportaciones que se hagan cada año reducen la base imponible de forma directa. Así, si tu base imponible es de 23.000 euros y, durante el ejercicio precedente, has aportado 3.000 euros, la referencia para calcular la escala impositiva será de 20.000 euros.
Comparando planes de pensionesAdemás, la ganancia se incrementa progresivamente según aumenten los ingresos, puesto que el tipo marginal del IRPF va subiendo en tanto en cuanto crece la base imponible.

… y las desventajas tributarias de los planes de pensiones

El ya conocido tratamiento fiscal favorable que siempre se asocia a los planes de pensiones, siendo real, tiene un importante limitación: sólo se aplica a las aportaciones. De esta manera, cuando llega el tan deseado momento de rescatar el plan de pensiones las ventajas desaparecen y la pesadilla puede comenzar. Hacienda se llevará de un plumazo una parte importante de los ahorros de toda una vida.
La clave reside en el hecho de que en un plan de pensiones se pagan impuestos por los derechos consolidados. Es decir, que se tributa por lo ahorrado más el beneficio.

El IRPF, más exigente en los planes de pensiones

Por otra parte, al no tributar los planes de pensiones como rendimientos de ahorro y sí del trabajo, se aplican las tablas del IRPF general, más exigente con el contribuyente que los rangos fijados para el ahorro. Eso sí, antes de hacer frente al IRPF correspondiente habrá que sumar el resto de ingresos -por ejemplo, la pensión pública- al dinero que se obtenga cada año por el plan de pensiones. Sólo después de sumar todo se sabrá el tipo marginal correspondiente del citado impuesto.Comparativa fiscalidad del ahorro y tramos de IRPF - Impuestos de planes de pensiones.jpgCon todo, contratar o traspasar un plan de pensiones puede ser, desde luego, una buena idea. También en estas fechas, en plena campaña de fidelización. Eso sí, siempre que se tengan en cuenta estos pequeños trucos, la siempre temible ‘letra pequeña’ de los productos financieros.

 

Publicidad