Publicidad

Las pensiones de jubilación más altas y más bajas de España: cuántos beneficiarios hay y qué importes cobran

Cerca de 200.000 personas perciben la pensión pública máxima (2.567 euros al mes), mientras que otros dos millones se quedan entre los 600 y los 648 euros.

El sistema público de pensiones es desigual tanto en las aportaciones que hacen los trabajadores al mismo como en las cantidades que de aquél reciben cuando llega el momento de la jubilación. Como es lógico esta descompensación viene ya dada, no es intrínseca del propio sistema, sino que es una mera herencia del mercado laboral español, que también registra notables diferencias entre los salarios más elevados y los más humildes.

Las pensiones más altas de España

El tramo superior del sistema público de pensiones puede considerarse a partir de los 2.000 euros, quedando el tope máximo (que puede incluir una o varias prestaciones) en 2.567 euros. En el primer caso, son cerca de 800.000 ciudadanos los que han logrado rebasar esa barrera, mientras los que han llegado al techo que permite el sistema son en torno a 200.000 personas.

Aportaciones a planes de pensiones

Las pensiones más bajas de España

En el lado contrario se sitúa una parte importante de los beneficiarios del conjunto de pensionistas españoles. En total, son 4,5 millones de personas las que perciben una pensión que no alcanza los 1.000 euros, de las que unos dos millones están encuadradas en el rango que va desde los 600 a los 648 euros.

¿Límites para las pensiones privadas?

Mientras que en cuanto a las pensiones públicas se refiere existen los mencionados topes máximos y mínimos, en el caso de un partícipe que esté haciendo aportaciones a una pensión privada, la situación es bien distinta.

Así, en ese supuesto, no existen límites al dinero que se puede percibir de un plan de pensiones privado. Cada partícipe podrá cobrar lo que desee, eso sí, siempre que el dinero que los derechos consolidados se lo permita.

No obstante, hay que tener en cuenta que los planes de pensiones tributan como rentas del trabajo y que cuanto más se cobre, más impuestos se pagarán a razón de las tablas del IRPF.

Perfil del pensionista en España

A la llamada cultura de la previsión frente al retiro le queda mucho camino por recorrer en el mercado nacional. El perfil del pensionista medio así lo corrobora, puesto que sigue presentando un ‘dibujo’ tradicional, poco desarrollado en cuanto a la combinación de ingresos entre la pensión privada y la pública si se hacen comparaciones con realidades colindantes respecto a países vecinos o del entorno.

Seguro de ahorro y vida

La pensión pública como única fuente de ingresos

Así, el 70% de los jubilados en España tiene únicamente su pensión pública como fuente de ingresos, o lo que es lo mismo, siete de cada diez mayores de 65 años viven sólo gracias a aquélla. Este dato se convierte en todavía más relevante al añadir que el número de pensionistas está, a octubre de 2016, en 8.586.224, según los datos que ofrece la Seguridad Social.

Planes de pensiones y otros productos

En el otro lado del espectro se encuentran aquellos jubilados que buscan complementar la pensión pública. Éstos son uno de cada tres pensionistas, que obtienen ingresos adicionales de productos financieros (29%), planes de pensiones y seguros (22%) y alquileres (13%).

El Gobierno vuelve a tirar de la ‘hucha de las pensiones’

Más allá de la fotografía actual de los pensionistas españolas, es evidente que el futuro que está por venir será distinto. En parte, como consecuencia, de las continúas disposiciones que el Gobierno está haciendo del Fondo de Reserva de la Seguridad Social, nombre oficial de la llamada ‘hucha de las pensiones’.

La última de ellas se produjo el pasado 1 de diciembre por valor de 9.500 millones de euros. En esa ocasión, el motivo ha sido afrontar las dos mensualidades -paga ordinaria y extraordinaria- que perciben los pensionistas en el último mes del ejercicio.

El Fondo de Reserva, en mínimos históricos

Tras esta nueva disposición del Gobierno, el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, que guarda el dinero que el sistema ha ido acumulando desde 2000 para asegurar la viabilidad del mismo, ha pasado de 67.000 a 15.000 millones en cinco años debido a las disposiciones de capital realizadas por el Gobierno, atravesando uno de los peores momentos de su historia.

2000 601
2001 2.433
2002 6.169
2003 12.025
2004 19.330
2005 27.185
2006 35.879
2007 45.716
2008 57.223
2009 60.022
2010 64.375
2011 66.815
2012 63.008
2013 53.744
2014 41.634
2015 32.481
Diciembre de 2016 15.915

La rentabilidad de la ‘hucha de las pensiones’ es de sólo el 2,76%

Además, las cotizaciones sociales han ascendido a 60.082,95 millones de euros hasta el mes de julio de 2016, lo que representa un aumento del 2,76% respecto al mismo periodo del año anterior. Como consecuencia, el rendimiento de la ‘hucha de las pensiones’ fue de 711 millones de euros en ‘números enteros’ hasta julio de 2016, lo que equivale a un 52% menos que el resultado logrado en el mismo periodo de 2015.

Asimismo, ese 2,76% de rentabilidad no sólo implica una caída superior a la mitad respecto la cifra registrada en el ejercicio anterior, sino que, además, no se acerca a la previsión que el Gobierno incluyó en el presupuesto para 2016, que fue fijada más allá del 6%.

Publicidad