Publicidad

Transformar el plan de pensiones en Rentas Vitalicias

A la hora de rentabilizar un plan de pensiones, es muy probable, que su propia entidad le ofrezca un vehículo de canalización del rescate de los planes de pensiones. Rescate que en sus diferente opciones puede continuar desde recibir una única aportación, hasta otro tipo de acciones donde, por ejemplo las rentas vitalicias entran en juego; aunque no pensemos que es la única circunstancia en la que se contrata este tipo de productos.

Vamos a acercarnos de manera global a las rentas vitalicias y a las diferentes modalidades que podemos encontrar.

Transformar el plan de pensiones en Rentas Vitalicias

 

¿Conoces las alternativas a los planes de pensiones?

De entrada una renta vitalicia es un seguro de ahorro, que puede contratar en muchas ocasiones a un titular o dos, que aporta un tratamiento fiscal muy interesante a partir de los 60 años, y que, desde la aportación de un capital determinado, gestionará ese capital a lo largo del tiempo ofreciendo una renta constante compuesta de parte de capital y parte de rendimientos.

A la hora de suscribir este tipo de productos debemos tener en cuenta que vamos a encontrar modalidades como decíamos bastante diversas. Si por ejemplo tomamos como referencia la propuesta de rentas vitalicias de La Caixa, realmente completa, vamos a descubrir hasta cuatro modalidades diferentes que tienen que ver con las diferentes posiciones del usuario ante el capital a aportar.

Podemos ir desde la Modalidad abierta que viene a garantizar un interés durante un período de tiempo transcurrido cuál vuelve a renovarse el producto, presentando la particularidad de que el interés nunca va a ser inferior a la deuda pública menos un punto,  se trata de una modalidad que no compromete el capital más que por los períodos de tiempo establecidos hasta opciones más cerradas como la modalidad a Capital Cedido, muy adecuada para personas sin herederos, que a través de la cesión de la inversión van a obtener un interés fijo vitalicio y una renta constante durante toda la vida de la operación, que presentará además una rentabilidad alta.

Por medio encontramos también la Rentas Constantes o la Modalidad Mixta, ambas garantizando un tipo de interés fijo vitalicio  yo la renta constante durante toda la vida de la operación con la diferencia establecida en la liquidez que ambos productos presentan, ya que la primera opción la liquidez dependerá del valor liquidativo de la inversión mientras que el segundo caso el producto podrá ser rescatado cualquier momento y el valor del rescate será el saldo acumulado limitado como máximo capital a fallecimiento.

Publicidad