Publicidad

Planes de pensiones y renta variable emergentes

Cuando contratamos un plan de pensiones solemos, como debe ser, prestar atención al modelo del plan, es decir, si se trata de un plan de pensiones garantizado, si se trata de un plan de pensiones de renta variable o de renta fija… esto resulta extremadamente importante porque, tal y como ya hemos visto en numerosas ocasiones, no todos los planes de pensiones son útiles para los mismos perfiles de usuario.

Sin embargo no le prestamos siempre la misma atención, una vez definido el modelo principal de inversión del plan, a la dirección de las inversiones del mismo, algo que resulta muy importante y que podría definir por ejemplo que nuestro plan invierta en renta variable emergente.

Planes de pensiones y renta variable emergentes

En primer lugar, y antes de entrar en mayores definiciones, debemos saber que del mismo modo que podemos contratar planes de renta variable emergente, también lo podemos hacer por la renta fija emergente, que además, ha presentado los dos últimos años unas ganancias no desdeñables que hacen interesante tenerla en cuenta al menos en parte.

Los planes de pensiones de renta variable emergentes son fundamentalmente planes agresivos, que presentan un perfil de riesgo muy importante, pero que también presentan a largo plazo, que es donde mejor rendimiento pueden llegar a mostrar, un margen de rentabilidad posible muy superior a otras opciones, por tanto, se va a tratar de entrada de un modelo de plan de pensiones muy poco adecuado para personas con la jubilación cercana y muy adecuado para personas jóvenes.

La apuesta la inversión por emergentes asume unos riesgos que tienen que ver con, no sólo la evolución de los propios mercados, sino cuestiones como la geopolítica de los países emergentes y en general la incertidumbre de la evolución de los mismos, por otro lado, en los últimos años, concretamente desde 2011, algunas de las economías emergentes más punteras como Brasil, India o China han entrado en un ciclo de crecimiento ralentizado en el que, además de la presión inflacionista que obliga a subidas de tipos de interés, la disminución de la exportación en dirección a los países en crisis se ha dejado sentir, es decir puede no parecer el mejor momento para los emergentes.

En cualquier caso, insistimos, para productos a largo plazo, bien desde un punto de vista comunicativo, o incluso, con perspectiva de cambio de modelo a medio plazo, desde un punto de vista total, la renta variable en emergentes puede ser una opción a tener en cuenta cuando no existe la presión de la cercanía de la jubilación.

Publicidad