Publicidad
Publicidad
Publicidad

Rentas vitalicias, ¿qué son y cómo funcionan?

A la hora de rescatar los planes de pensiones, entre las opciones existentes encontramos la posibilidad de utilizar las rentas vitalicias. Se trata de un modelo muy interesante al que tenemos sin duda que prestar atención: vamos a analizar a fondo qué son y cómo funcionan las rentas vitalicias tras el rescate de un plan de pensiones.

Debemos precisar en cualquier caso que los seguros de renta vitalicia no se circunscriben como veremos exclusivamente a esa función de gestión de los rescates de los planes de pensiones, de hecho, son productos individuales que perfectamente puede ser contratados independientemente de si van a ser vinculados o no a un plan de pensiones.

Rentas vitalicias

¿Conoces los objetivos que debe cumplir tu plan de pensiones? aprende a distinguirlos en este post

Qué son las rentas vitalicias

Se trata de un modelo de seguro de ahorro y vida. En esta modalidad la compañía aseguradora, a través de la aportación de una prima única por parte del asegurado, viene a proporcionar una renta periódica pactada bien hasta el fallecimiento del asegurado, bien hasta un período determinado en el contrato de la póliza (menos frecuente) a la par se incorpora la cobertura por fallecimiento, de manera que los beneficiarios reciban una cantidad determinada en su momento (que suele corresponder a un porcentaje de la prima única aportada, mayor o menor según el modelo de contrato)

Como vemos, efectivamente, por sus características puede ser un instrumento de uso adecuado al rescate de un plan de pensiones, transformándose de esta manera el cobro en pago único en un cobro dilatado en el tiempo y periódico, que, además incorpora la citada cobertura de fallecimiento, pero, también puede perfectamente adecuarse a quien dispone de una cantidad determinada y desea realizar con ella una aportación única y contratar este seguro de vida y ahorro, independientemente de si esa cantidad no procede de un plan de pensiones.

Hay dos características muy relevantes a tener en cuenta siempre antes de contratar una renta vitalicia independientemente de si esta procede del rescate de un plan de pensiones o no:

En primer lugar, a pesar de las diferentes modalidades de renta vitalicia que veremos posteriormente, se trata de un producto no excesivamente flexible en relación a la liquidez. Por tanto debemos pensar que el dinero depositado en la prima única no debe rescatarse fuera de las condiciones del contrato ya que comporta generalmente las de capital relevantes.

Por otro lado este producto realmente funciona como un legado, de hecho, la tributación tras el fallecimiento del titular se realiza sobre el Impuesto de Ssucesiones y Donaciones. Dicho de otro modo se debe tener cuidado en la selección de los beneficiarios del seguro ya que puede perfectamente ocurrir que estos beneficiarios y los herederos legales no sean los mismos: en caso de no existir beneficiarios designados, el proceso no sigue el testamento del fallecido, sino que se gestiona en función de los familiares siguiendo el orden cónyuge, descendientes vivos, ascendientes vivos, herederos legales.

Seguro de ahorro y vidaLos seguros de rentas vitalicias tras los planes de pensiones

Tras el rescate de un plan de pensiones si éste se realiza en un cobro único, además de la tributación, obviamente el beneficiario debe planificar rigurosamente el destino de este dinero. Obviamente también, el jubilado de hoy en día poco tiene que ver con el jubilado de hace 30 años, ni por expectativas de vida ni por posibilidades nos encontramos ante un modelo de jubilación tan pasivo como antaño.

Las rentas vitalicias se convierten en este contexto en un producto muy a tener en cuenta. Las ventajas con respecto a otras opciones son apreciables:

  • La posibilidad de obtener una renta constante, mensual, que además incorpora un interés técnico que la mejora y que no se alterará a lo largo de la vida del producto independientemente de los movimientos de mercado.
  • A partir de los 60 años aprovechar el hecho de un tratamiento fiscal (de momento) favorable ya que un porcentaje de la renta no se va a considerar rendimiento del capital mobiliario.
  • Olvidarse de la gestión del dinero en otras inversiones o productos de ahorro que requieren atención por su evolución, o, simplemente por su contratación, vencimiento, liquidez…
  • El funcionamiento como un seguro de vida a todos los efectos.

No existe una única modalidad de rentas vitalicias, fundamentalmente las diferencias se van a basar en el modelo de percepción de la cuota. Si bien es cierto que existen algunas opciones más seguidas que otras realmente podríamos hablar de hasta cuatro modalidades dentro del producto.

Podemos ir desde la modalidad abierta que viene a garantizar un interés durante un período de tiempo transcurrido cuál vuelve a renovarse el producto, presentando la particularidad de que el interés nunca va a ser inferior a la deuda pública menos un punto,  se trata de una modalidad que no compromete el capital más que por los períodos de tiempo establecidos hasta opciones más cerradas como la modalidad a Capital Cedido, muy adecuada para personas sin herederos, que a través de la cesión de la inversión van a obtener un interés fijo vitalicio y una renta constante durante toda la vida de la operación, que presentará además una rentabilidad alta.

pensión de jubilaciónPor medio encontramos también la Rentas Constantes o la Modalidad Mixta, ambas garantizando un tipo de interés fijo vitalicio  y la renta constante durante toda la vida de la operación con la diferencia establecida en la liquidez que ambos productos presentan, ya que la primera opción la liquidez dependerá del valor liquidativo de la inversión mientras que el segundo caso el producto podrá ser rescatado cualquier momento y el valor del rescate será el saldo acumulado limitando como máximo el  capital a fallecimiento.

La tributación

En el cobro de las rentas vitalicias los importes que se perciben tienen la consideración de rendimientos del capital mobiliario en porcentajes determinados que van a depender de la edad del suscriptor en el momento de haber contratado la póliza. De momento estos son los porcentajes vigentes (excepto en la Comunidad Foral Navarra)

En el importe considerado como rendimiento, cara al IRPF se practica la protección que corresponda y que actualmente es del 21%, en el IRPF la renta tributa de acuerdo una tarifa progresiva que va ascendiendo desde el 21% hasta el 27%.

Edad del perceptor Retención
Menor a 40 años 40%
40 – 49 años 35%
50 – 59 años 28%
60 – 65 años 24%
66 – 69 años 20%
A partir de 70 años 8%
Publicidad