Publicidad

Sabes cómo solicitar tu pensión

Después de una dura vida de trabajo, jubilarte y solicitar la pensión debería ser una operación sencilla y lo es, pero tienes que seguir una serie de pasos porque cada caso puede ser diferente. Hay que tener en cuenta que el objetivo de la prestación económica por jubilación, incluida en todos los regímenes del sistema de la Seguridad Social, trata de sustituir las rentas del trabajo por una pensión vitalicia, única e imprescriptible cuando el trabajador a causa de la edad deja de trabajar total o parcialmente.

Sabes cómo solicitar tu pensión

La gestión y el reconocimiento del derecho a la pensión de jubilación corresponden al Instituto Nacional de la Seguridad Social, excepto en el caso de los trabajadores incluidos en el campo de aplicación del régimen especial del mar que corresponde al Instituto Social de la Marina.

Para presentar tu solicitud, lo más fácil es acudir a los centros de atención e información de Instituto Nacional de la Seguridad Social donde nos deberían resolver todas las dudas que tengamos, aunque en resumen lo que tienes que hacer es cumplimentar el modelo de solicitud y aportar la documentación exigida en casa caso. Ambos pasos debes darlo en el Instituto Nacional de la Seguridad Social de tu ciudad o donde te corresponda. Hay que tener en cuenta que tienen derecho a pensión de jubilación las personas incluidas en cualquier régimen de la Seguridad Social que reúnan los requisitos establecidos por edad (debe tener cumplida la edad ordinaria salvo en las excepciones establecidas en la ley) un mínimo de años cotizados (15 de los cuales al menos dos deberán estar entre los últimos 15) y un hecho causante (el día del cese de la actividad laboral cuando el trabajador está en alta en la Seguridad Social o el día de la presentación de la solicitud, en las situaciones asimiladas a la de alta salvo en algunos casos concretos).
Es importante que sepas que, una vez presentada, la tramitación de la pensión de jubilación debe resolverse y notificársete en un plazo máximo de 90 días. Una vez es reconocido el derecho se trata de una pensión vitalicia que, por lo tanto, sólo se extingue con la muerte del beneficiario, es decir, el día que fallezcas. La cuantía de la pensión que vayas a recibir estará determinada por la base reguladora y el porcentaje que se aplica a la misma en función de los años cotizados, tiene garantizadas cuantías mínimas, así como su revalorización al comienzo de cada año, de acuerdo al IPC previsto para ese año. Finalmente, debes saber que se abona mensualmente con dos pagas extraordinarias que se devengan con la mensualidad de junio y de noviembre, y que está sujeta al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

También te puede interesar:

Tramitar la pensión cuando has cotizado en diferentes de la Unión Europea

La jubilación anticipada

¿Afecta el cuidado de los hijos a tu pensión?

Imagen de Gajus de shutterstock

Publicidad