Publicidad

Ventajas de los Planes Individuales de Ahorro Sistemático

Los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS) son productos financieros pensados específicamente para ahorrar y disponer de ese dinero aportado durante su vigencia en un determinado momento.  La aportación máxima que anualmente se puede realizar al plan es de 8.000 euros.  La suma de todas las primas no podrá superar los 240.000 euros por titular.

Funcionamiento de los PIAS

Los PIAS funcionan como un seguro de vida que garantiza contar con unos recursos adicionales y complementarios a la pensión pública de jubilación u otras circunstancias. El inversor irá realizando aportaciones que generarán un rendimiento en función del tipo de interés acordado con la compañía o entidad financiera.

Ventajas de los Planes Individuales de Ahorro Sistemáticos

Un tratamiento fiscal favorable. Están exentos de tributación si se mantienen al menos durante 10 años y se recuperan como renta vitalicia. Si se recupera el dinero antes de tiempo, se pierden las ventajas fiscales y es gravado.

Liquidez inmediata. El capital depositado puede rescatarse en cualquier momento. Es la gran diferencia que les aleja de los planes de pensiones tradicionales cuyo rescate, salvo excepciones, sólo puede recuperarse cumplida la edad de jubilación del inversor.

Productos de ahorro flexibles. Ofrecen la opción, de que el inversor pueda  recuperar el capital como renta vitalicia o temporal.

Compatibilidad con otros productos financieros de la misma índole. Es decir, posibilidad de contratar productos financieros complementarios para el ahorro como planes de pensiones. Son una buena alternativa a los planes de pensiones.

Rentabilidad del dinero depositado en el PIAS. El rendimiento dependerá de la entidad financiera o aseguradora en la que se contrate así como de la evolución de los mercados financieros. Como regla general, el tipo de interés que suelen ofrecer se sitúa entre un 2,5% y el 5%. Más de lo que ofrecen los depósitos bancarios a largo plazo en estos momentos.

Es un producto financiero seguro que entre otras cosas, asegura el capital en caso de fallecimiento de su titular.

Al poder ser rescatados en cualquier momento, son un producto de ahorro dirigido a cualquier perfil de inversor.

Publicidad